Las ayudas a la Eficiencia Energética, a buen ritmo

Hace un año, en concreto, el pasado 6 de mayo de 2015 entraron en vigor varios programas de ayudas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, gestionados por el IDAE con cargo al Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE), para proyectos de eficiencia y ahorro energético.

El 5 de mayo finalizaron algunos de ellos como los de rehabilitación energética de edificios (PAREER-CRECE), alumbrado exterior municipal, industria y transporte  habiéndose  asignado la totalidad del presupuesto disponible.

En efecto,  en mayo del año pasado se destinaron 168 millones para líneas de rehabilitación energética de edificios, transporte, PYME y gran empresa del sector industrial y alumbrado exterior municipal. Posteriormente surgieron nuevos programas de ayudas para el sector ferroviario y otro para desaladoras y se amplió el presupuesto.

El presupuesto total gestionado asciende a 413.216.421 € y puedes obtener una información más detallada sobre estas convocatorias consultando en la web de IDAE.

Te cuento como van las cosas, programa a programa.

  1. Rehabilitación energética de edificios (PAREER-CRECE)

Esta es la principal línea de ayudas existente, en cuanto a la dotación de recursos, dado el impacto de la actuación en el sector. Ten en cuenta que  en España existen más de 5 millones de viviendas con más de 50 años de antigüedad, casi el 10% de los edificios se encuentran en un estado de conservación ruinoso, malo o deficiente y sólo el 5% se construyeron con criterios de ahorro de energía. Los edificios son responsables de más del 30% del consumo de energía final en España.

Para éste programa se han presentado 2.099 solicitudes de ayudas, que totalizan unas cifras de 129 millones de euros de ayuda directa sin contraprestación y de 108 millones de euros en préstamos reembolsables, y que movilizarán una inversión total de casi 414 millones de euros.

El programa estaba inicialmente vigente hasta 31/12/2016, pero se ha cerrado el 3 de mayo al haberse presentado solicitudes de ayuda por valor de 237.574.357 €    por lo que se ha superado en 37 millones y medio el presupuesto, quedando estos proyectos en lista de espera!!!

Los principales solicitantes han sido, con un 80%, las comunidades de vecinos, siendo la medida más demandada la mejora del aislamiento térmico de las fachadas con el fin de ver reducido el gasto de calefacción.

  1. Actuaciones de eficiencia energética en PYME y gran empresa del sector industrial

Contaba en principio con un presupuesto de 49.016.421 €, que se amplió en 66.200.000 €, por Resolución del Consejo de Administración del IDAE de 27/12/2015, ascendiendo el presupuesto total a 115.216.421 €, con cargo al FNEE.

Para este caso ha habido 616 solicitudes de ayudas, que en total suponen inversiones de 492,2 millones de euros y ayudas directas de 117,5 millones. Es decir, se ha superado el presupuesto reservado en el plazo que acabó ayer mismo. 

  1. Cambio modal y uso más eficiente de los modos de transporte 

Con un presupuesto de 8 millones de € con cargo al FNEE para Planes de transporte sostenible al centro de trabajo, Gestión de flotas de transporte por carretera y Cursos de conducción eficiente para conductores de vehículos industriales se han recibido 53 solicitudes de ayudas, que en total suponen inversiones de casi 4 millones de euros y una ayuda directa de 3,7.

Hasta hoy 5 de mayo se podían hacer solicitudes y en este caso han faltado por cubrirse un 54% de la ayuda reservada. Es decir se ha cubierto un 46% del presupuesto.

  1. Renovación de las instalaciones de alumbrado exterior municipal

 El programa para estas actuaciones estaba dotado inicialmente con un presupuesto de 36.000.000 €, se amplió en 29.000.000 €, por Resolución del Consejo de Administración del IDAE de 27/10/2015, ascendiendo el presupuesto total a  65.000.000 €, con cargo al FNEE.

Se han recibido 73 solicitudes de ayudas, que en total suponen inversiones de más de  81,3 millones de euros y una financiación de 79,3, luego…todo un éxito, se han hecho reservas que han sobrepasado el presupuesto en un 22% y muchas localidades contarán con nuevos alumbrados eficientes.

  1. Actuaciones de eficiencia energética en el sector ferroviario 

Este es uno de los últimos programas incorporados, en diciembre de 2015, para todo tipo actuaciones de operación y en instalaciones relacionadas con trenes y metros. Cuenta con un presupuesto de 13 millones de euros.

Hasta ahora sólo se han presentado 5 solicitudes (hay margen hasta final de año), por lo que aún se dispone del 95% del presupuesto disponible para soluciones de frenado, semáforos, instalaciones…

  1. Actuaciones de eficiencia energética en desaladoras

 Incorporada el 29 de diciembre y dotada con 12 millones de euros ya ha recibido 22 solicitudes. Esto supone que se van a comprometer unas inversiones de 20,3 millones de euros y que se ha reservado una ayuda del 60%. El plazo finaliza el 29 de diciembre, luego aún hay tiempo de presentar propuestas y es que ya te conté hace poco la importancia y la unión entre agua y energía.

Muchas actuaciones que estimulan la industria de la eficiencia energética, que mejoran la competitividad de los sectores y que nos permitirán ahorrar energía y ser más sostenibles.

 

La revolución de los LEDs

Etiquetas

,

 

¿Qué bombillas usas en tu casa?, cuándo se te funde una bombilla, ¿Con qué tipo de lámpara la sustituyes?, ¿Sustituyendo a tecnología LED?

Como sabrás, las bombillas tradicionales, las incandescentes de toda la vida, esas que patentó (…que no inventó, pero no polemicemos, que me conozco) Edison en el año 1880, dejaron de fabricarse hace ya un tiempo y, actualmente, superando a las de bajo consumo, las lámparas de tecnología LED (Light Emitter Diode) son las que permiten obtener mejores rendimientos lumínicos por su ahorro y tecnología accesible.

Recordemos, no obstante, que el gran avance de la eficiencia  en la iluminación  comenzó hace ya dos décadas con las llamadas lámparas de bajo consumo (o lámparas fluorescentes compactas o ahorradoras) que duraban 8 veces más que las bombillas tradicionales con sólo un 20%-25% de consumo eléctrico. Estás lámparas, muy presentes aún en hogares y lugares de trabajo, al  incorporar en sus componentes un gas que contiene mercurio, han de ser recicladas al cabo de  su vida  útil. Para ello están los puntos limpios de recogida en los propios establecimientos  donde las venden.

Avance tecnológico imparable 

Pero como decía el otro, “…los tiempos avanzan que es una barbaridad..”, la verdadera revolución del mundo de la iluminación se ha producido gracias a la aparición de aplicaciones cada vez más eficientes basadas en tecnología LED, caracterizada por ser una iluminación de alta calidad con buena reproducción cromática, facilidad de regulación, durabilidad o escaso mantenimiento a la que se suma su principal ventaja: ahorros de hasta el 80%.

Si a esto le añadimos su fácil instalación y sustitución en los equipos existentes, su descenso en el nivel de precios y que no contienen ningún componente tóxico supone la mejor alternativa para el mundo de la iluminación, tanto interior como exterior.

Gracias a sus reducidas dimensiones y baja radiación de calor, se pueden utilizar prácticamente en cualquier lugar. Además, el hecho  de ser digitales los hace programables, lo que permite posibilidades ilimitadas a la hora de utilizarlos de manera creativa y gestionarlos de forma efectiva. Así, ahora surgen palabros como SSL (Solid State Lighting) y Smart Lighting (o sea, Alumbrado Inteligente).

Estos avances han permitido que, de ser una tecnología aplicada en automoción y algunos electrodomésticos, pase a ser una tecnología de gran impacto en todo tipo de iluminación, máxime en los momentos actuales en los que la eficiencia energética se convierte en un nuevo actor del mercado. Y es que debes saber que el sector de la iluminación supone aproximadamente el 20 % del consumo energético a nivel mundial y está previsto que la iluminación LED reduzca el consumo de energía de la iluminación en un 15% en 2020 y 40% en 2030.

Ahorros para todos

Una mayor eficiencia energética en iluminación significa que las familias, ayuntamientos y empresas tienen que pagar menos por sus facturas a las empresas energéticas. Las lámparas LED, que continúan ganando popularidad en el mercado, utilizan entre un 50 y un 80 por ciento menos energía que la mayoría de las bombillas de hoy en día. También duran mucho más tiempo. Eso significa también un gran ahorro en las facturas de mantenimiento.

Fíjate en el ejemplo: Una madre que instala una lámpara LED cuando su hijo nace no tendrá que cambiarla hasta después de su graduación en la universidad. O dicho de otro modo, habría que utilizar 25 bombillas incandescentes por cada lámpara LED. Dinerito, dinerito, esa madre también gastaría 117 euros en electricidad con las bombillas tradicionales mientras que sólo gastaría 23,6 con una de tecnología LED en el mismo período.

Hace sólo unos años, una lámpara LED podía costar unos 90 euros. Gracias a los grandes avances en la tecnología y del mercado, los precios de los LED han ido bajando progresivamente y ahora se pueden encontrar lámparas LED por menos de 4,5 euros.

Más allá del significativo ahorro de costes para los consumidores, ésta creciente eficiencia también reducirá significativamente, un 50% aproximadamente, las emisiones de gases de efecto invernadero.

Otro ejemplo. Tú que utilizas, como debe ser, el transporte público para trasladarte en la ciudad y si eres de Madrid, seguro que ya has visto cómo el Metro ha ido sustituyendo la iluminación de sus estaciones por tecnología LED.  Antes de final de año concluirá la segunda fase de un Plan de Eficiencia Energética que permitirá sustituir la iluminación de todas las estaciones de la red. De este modo, todas las estaciones y depósitos de Metro de Madrid contarán con la nueva tecnología, lo que reducirá a la mitad el consumo energético actual en iluminación.

¿Cómo puedes elegir una lámpara LED para tu casa? 

El 30% del consumo energético en Europa proviene del sector doméstico y, dentro de lo que se refiere al consumo de energía en el hogar, la iluminación representa el 16%. Por esto, es importante que sepas elegir la lámpara LED idónea que se adapte a tus necesidades de consumo.

Estas son algunas cosas que debes tener en cuenta: 

  • Fíjate en la etiqueta energética. Todas las lámparas tienen que tener en su caja la etiqueta energética que te indica la eficiencia de la lámpara. En el caso de los LED siempre es A.
  • Elige la potencia y el flujo luminoso (en lúmenes)
  • Casi siempre hemos escogido una bombilla por su potencia, lo que es un error. Lo correcto es que elijas la bombilla por la cantidad de luz que nos da y no por su consumo. Para entender bien este concepto, tienes que saber que los vatios nos dicen lo que consume la bombilla de electricidad y los lúmenes la cantidad de luz que generan. Es por eso que te recomiendo que te dejes llevar por los lúmenes (lm) y no por los vatios (W) para seleccionar la bombilla que mejor se adapte a la cantidad de luz que necesitas.
  • El tipo de luz. El “tono de luz” o  temperatura de color de la bombilla, viene indicada por los grados kelvin (K). Las bombillas se pueden dividir según su temperatura en 3 tipos:

– Blanco frío: equivale a 5800K. Es una luz blanca más intensa, muy indicada para garajes, trasteros,..

– Blanco puro: 4500K. Una intensidad media mejora la concentración y el rendimiento, y es más aconsejable para despachos, oficinas, cocinas y baños.
– Blanco cálido: 3000K. Una luz más tenue con temperaturas de color más bajas, ideal para salones o habitaciones dónde se busca un ambiente más relajado y como su propio nombre indica, “cálido”.

  • Tener en cuenta el ángulo de apertura de la luz. Este parámetro es importante para conseguir la iluminación adecuada:

– Un ángulo menor (40 grados), conseguirá un efecto “foco” para iluminar un espacio menor y más localizado.

– Un ángulo más abierto (120 grados, por ejemplo), aporta más capacidad de iluminar con una sola bombilla más espacio (son las comúnmente usadas para iluminar una habitación). 

Un mercado consolidado y en pleno crecimiento

 El extraordinario rendimiento y la bajada de precios han conducido a que la tecnología LED sea uno de los principales casos de éxito del mercado de bienes de consumo en los últimos tiempos.

Por eso no es de extrañar que si hoy queremos comprar una bombilla en una tienda especializada o supermercado, casi lo único que nos encontramos son lámparas LED. Y es que el mercado crece un 45 % a nivel nacional y un 27 % a nivel internacional (2014). Otro dato: la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos de EEUU informó que los pedidos de lámparas LED aumentaron un 237 % el tercer trimestre de 2015, comparado con el mismo periodo de 2014.

En fin, que la tecnología LED es superior al resto si se atienden a parámetros como el consumo de energía, el número de dispositivos luminosos, el tiempo en funcionamiento, la vida útil del dispositivo, los gastos de electricidad por kWh, los costes de reposición (en el caso de los dispositivos convencionales), los costes de los recambios (igualmente en el caso de los dispositivos convencionales) o los costes de mantenimiento  y servicios.

Con una vida útil de hasta 50.000h de funcionamiento, el LED supera con creces la esperanza de vida útil media de los dispositivos de iluminación convencionales. Por tanto podemos afirmar que las soluciones LED, no resultan tan caras como se piensa.

Pon luz en tu vida y ahorra con los LED.

 

Prepárate para el calor

Aunque creas que  el calor aún tardará en venir, este es el momento idóneo para  abordar decisiones calmadas  con respecto  a   la correcta climatización de tu casa o lugar  de trabajo.

El primer factor que debes considerar es el posible uso dual -frío y calor-  de los equipos de aire acondicionado;  es decir: una bomba de calor. El segundo, sería elegir correctamente el tamaño, o sea  la potencia de la máquina que vas a comprar basándote en la evaluación previa de las necesidades reales de climatización. Y no menos importante es el rendimiento o eficiencia energética. Ésta ,en modo frío se mide con las siglas EER y en modo calor con las siglas COP. Cuanto mayor sea el número, más eficiente es el equipo y por lo tanto menor su consumo.

El mejor modo de acertar es dejarse aconsejar por un profesional o una empresa instaladora autorizada.

Mira bien la etiqueta

Los equipos domésticos de aire acondicionado están identificados mediante una etiqueta energética  que califica su eficiencia energética. Los aparatos más eficientes, los de clases superiores a la  A, (que pueden ser A+, A++ o A+++) producen las mismas frigorías o calorías que los de clases inferiores, B, C o D, consumiendo menos energía. Ese menor consumo supone un ahorro importante a la largo de los varios años de funcionamiento del aparato.

Una adecuada elección te permitirá  disfrutar de las ventajas de un ambiente confortable reduciendo al mínimo la afección al medio ambiente. La elevada eficiencia o lo que es lo mismo el reducido consumo de los equipos más avanzados, en su versión de bomba de calor, han obtenido la calificación de energía renovable por la Unión Europea.

climatizacion

Debes saber que desde el 26 de septiembre de 2015, entraron en vigor los nuevos Reglamentos sobre diseño ecológico y etiquetado energético de equipos de calefacción y calentadores de agua (que cumplen con las Directivas europeas sobre diseño ecológico y sobre etiquetado energético). Estos Reglamentos están suponiendo la incorporación de sistemas con una mayor eficiencia respecto a los convencionales, una reducción en el consumo de combustible y, en consecuencia, un mayor beneficio medioambiental para nuestra sociedad.

El etiquetado energético de aparatos que consumen energía para funcionar te aporta un considerable plus de información para que puedas  evaluar tu instalación completa y no los equipos por separado.

Un correcto mantenimiento, fundamental

Si ya tienes aire acondicionado, mantenerlo correctamente te aportará bienestar y ahorro. El RD 238/2013 donde se modifican algunos artículos e instrucciones técnicas del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) indica las periodicidades de las operaciones de mantenimiento de equipos de aire acondicionado, que van desde cada 4 años en las viviendas con potencia térmica inferior a 12kW, a la revisión mensual en locales de todo tipo con potencia térmica superior a 70kW.

Es importante que tengas en cuenta algunas sencillas operaciones de mantenimiento que mejorarán la eficiencia de tu equipo, como limpiar el filtro de la unidad interior, quitando la carcasa.

Pero lo más aconsejable es encargarle esto a un técnico, quien también revisará la limpieza de la batería de intercambio en la unidad exterior, y comprobará el nivel de fluido refrigerante.

Por eso, si lo que quieres es tener una instalación 100% fiable, lo mejor es que contactes con un servicio de mantenimiento autorizado.

Como puedes ahorrar energía en el uso diario del aire acondicionado

La protección del medio ambiente y la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, el CO2, por ejemplo es una obligación de todos los ciudadanos. El buen uso de la climatización permite su utilización cumpliendo esos objetivos.

Para ello debes ajustar la temperatura de consigna a las necesidades reales mediante un uso correcto de los mandos o sistemas de control.

En la elección de la temperatura deberá tenerse en cuenta la actividad que se  desarrolla en el recinto y la diferencia de temperatura con el exterior para evitar choques térmicos o diferencias bruscas de temperatura que pudieran devenir en enfriamientos o afecciones similares a la salud.

Debes evitar seleccionar una temperatura excesivamente baja. No reduce el tiempo de utilización del aparato y penaliza el consumo. Fija la temperatura de refrigeración en 26 grados y recuerda que un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.

Cuando el sistema de climatización esté en uso debes evitar mantener puertas o ventanas abiertas para eliminar pérdidas que conllevan consumos más elevados.

La elección de la ubicación de las unidades interiores es importante para evitar corrientes de aire que siempre resultan molestas y que pueden traer como consecuencia arranques y paradas innecesarios lo que supondría mayor consumo de electricidad.

Cuando lo tires…¡ hazlo bien¡

Debes tener en cuenta que todos los aparatos eléctricos y electrónicos deben tratarse separadamente como residuos desde que salen de tu domicilio y muy especialmente los que incluyan circuitos con gases refrigerantes. Al desmontarlo, es importantísimo que el circuito del gas refrigerante no se abra ni se rompa: ¡el gas se escaparía inmediatamente, primero, intoxicándote, y luego, viajaría sin obstáculos hasta el límite de la atmósfera!!

Recuerda que el comerciante al que adquieras un nuevo aparato de aire acondicionado, tiene la obligación de retirar el antiguo e introducirlo en el circuito de reciclaje

Y por último,  me gustaría recordarte  uno de mis post en  el que hablaba de la temperatura de confort Ver post. Y si quieres obtener una  información más profunda y técnica sobre el tema, te vuelvo a recomendar el  artículo de  del pasado mes de febrero. “Bienestar térmico en un espacio climatizado” 

El sol nos da calor (y nos permite ahorrar en redes)

El uso de la energía solar como fuente de energía térmica para agua caliente sanitaria (ACS) y para climatización es una de las formas más eficientes y económicas de aprovechar el sol, ese recurso autóctono que nos calienta, nos da vida, es gratuita y casi siempre disponible.
Ya os he hablado de las redes urbanas de calefacción y frío centralizadas pero has de saber que para alimentar a estas redes existe una tecnología que se llama energía solar de concentración.

SOLAR-1

El desarrollo de la tecnología solar de concentración se ha visto impulsada durante los últimos años por el aumento de plantas de generación eléctrica termosolares (recuerda que esto es generar electricidad a partir de la energía recogida en un fluido que se calienta mediante unos campos solares con de alta concentración). A pesar de este desarrollo (…y mira que en España tenemos mucho sol), sólo existen unas pocas instalaciones solares de concentración para aplicaciones térmicas, para aquellos casos en que se necesita calor en procesos industriales o para climatizar edificios.

SOLAR-2

Dado el potencial existente en nuestro país, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE, ha publicado un nuevo estudio sobre la incorporación de energía solar de concentración en aplicaciones térmicas, en concreto en redes urbanas de calefacción y frío centralizadas, el que se concluye que las instalaciones solares de concentración son una alternativa viable, atractiva y competitiva desde el punto de vista técnico y económico.
Este análisis se presenta como una continuación de otro anterior del IDAE destacando un ejemplo real de una red de calor y frío en la provincia de Jaén.

Te recomiendo que lo leas y no te lo puedes perder si eres un técnico y te interesa esta materia.

Ahorrando energía con el sol¡¡¡.

¿Conduces tu coche de manera eficiente?

Seguro que a la hora de conducir tienes en cuenta el código de la circulación y las reglas para una conducción segura (…y que de paso no te pongan ninguna multa), que te crees un conductor ejemplar (qué no el más rápido que para eso ya están F. Alonso o C. Sainz -si les dejan el coche adecuado); pero seguro que muy pocas veces has conducido en “modo eficiente”. ¿O sí?

Quiero darte algunas claves que te van a ser útiles a la hora de conducir, con las que vas a ahorrar dinero y energía (sin menoscabo de la seguridad y de incumplir las reglas de circulación), haciendo, de paso, tu aportación al cuidado del medio ambiente. Son cuestiones prácticas interesantes para la vida diaria de aquellos que cogéis el coche para trabajar o ir al trabajo, para ir de viaje o para llevar a los niños al colegio. Cualquier momento es bueno para ser eficiente.

conduccion-eficiente

 

Ni que decir tiene que lo fundamental es evitar coger el vehículo propio para trayectos que no sea necesario o que podamos cubrir con toda facilidad mediante transporte público o, incluso, compartiendo coche.

No obstante, si no tienes más remedio que coger tu coche para tus traslados habituales, es importante que sepas que conducir de forma eficiente puede llegar a disminuir el gasto medio de combustible y reducir las emisiones de CO2 hasta en un 15%.

La forma de conducir tiene gran influencia en el consumo del vehículo y algunas costumbres, además de aumentar el gasto en combustible, deterioran el coche de forma prematura.

Para ser conductor de primera…

Acelera, acelera¡¡ (…cantábamos cuando éramos peques e íbamos de excursión). Sí, hay que acelerar porque si no es imposible que el coche marche, pero hay que hacerlo bien.

Lo primero es arrancar. Al hacerlo no pises el acelerador. Los coches actuales están preparados para que no tengas que acelerar en el momento que pones el motor en marcha. Inicia la marcha inmediatamente después si es de gasolina y tras unos segundos si es diésel (en su caso, se tiene que calentar).

Sabes que ir en primera marcha es como el coche va más revolucionado y cuando más consume. Cambia la primera marcha lo antes posible y trata de conducir con las marchas más largas, a bajas revoluciones. A partir de 50 km/h, el motor consume menos en 5ª que en 3ª. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomienda circular en torno a las 2.000 rpm en el caso de un vehículo de gasolina y a las 1.500 rpm si es diésel. Otros hablan de 2.000 y 2.500 rpm… en cualquier caso, ¿para qué vas a pasarte de esas revoluciones?, si no vas de rallye¡¡¡¡.

Conducir sin aceleraciones ni frenazos fuertes es interesante para una conducción moderada y eficiente. Y por supuesto, no cargues con accesorios que obstaculicen la aerodinámica del vehículo (como bacas o cofres) en los desplazamientos por carretera.

Incluso, siendo “super eficiente”, cuando no necesites ir a más velocidad, realiza saltos de marcha. Es decir, pasar de 3ª a 5ª puede ser útil, ya que no es perjudicial para el motor y además irás en una marcha larga. No dirás que no estás aprendiendo cosas…¡¡¡

Por último si vas a estar un tiempo parado, apaga el motor. En este sentido, el mecanismo start/stop, que ahora muchos coches incorporan, es interesante porque apaga el motor del coche cuando detecta que no necesita de su potencia. Además, permite que los aparatos eléctricos sigan funcionando cuando el motor este apagado, cuidando del estado de la batería del coche gracias a un sensor. Está bien que lo tengas en cuenta.

Y es que conduciendo tú coche también puedes ahorrar energía.

* ”Fuente: IDAE”

Calderas de condensación, una solución eficiente y rentable de calefacción y ACS

Hoy te voy a hablar de tecnología para ahorrar dinero y energía. Te voy a explicar lo qué son las calderas de condensación y cómo pueden ayudar en la eficiencia energética en nuestros edificios.

Objetivos: Reducir la dependencia energética y las emisiones

Antes de nada y para que te pongas en situación ¿sabías que en España contamos con una dependencia energética del exterior de un 70,5%? O que el confort doméstico es responsable del 25% de las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) en Europa, gas que es la principal causa del efecto invernadero?. Además, la combustión de gas genera NOX (gases de óxidos de nitrógeno) responsables, junto con otros de las lluvias ácidas que destruyen los bosques.

Como consecuencia de la reciente Cumbre por el Clima de París celebrada el pasado mes de diciembre, los países deberán continuar haciendo esfuerzos y aprovechando las oportunidades en materia de mitigación. La Unión Europea se ha propuesto reducir sus emisiones hasta en un 60% en el año 2050 respecto a 2010 y es que el mensaje a los mercados es muy claro: hay que ir hacia la descarbonización de la economía.

Estos motivos son más que suficientes para que nos concienciemos de que ¡Es hora de ahorrar energía!. Las razones son, primero de necesidad y segundo porque la contaminación es un problema para la sostenibilidad.

En los últimos años se vienen tomando medidas recogidas en reglamentos, leyes, etc: Código Técnico para la Edificación, Rite, Certificación Energética de Edificios,… para que esta situación cambie.

Los hogares son responsables del 17% del consumo energético y en estos, de media, el 39% del consumo medio se debe a la calefacción y un 12,6% para producir agua caliente (ACS)

¿Por qué es importante una buena caldera en un sistema de calefacción? Un sistema de etiquetado te ayuda a elegirla

Una caldera es el principal elemento de un sistema de calefacción. Es el equipo generador del calor con el que se calienta agua en un circuito de ida y vuelta; el agua caliente se bombea y reparte por toda la vivienda, calentando así todo el espacio.

Pero para interpretar la eficiencia energética de una caldera, no hace falta tener conocimientos técnicos, ya que se cuenta con la etiqueta energética que, además de entregarse junto con la documentación de la caldera, se exhibe a la vista del público en los aparatos en exposición en las tiendas. Hay que elegir una caldera clase A.

Has de saber que el 26 de septiembre de 2015 entraron en vigor los nuevos Reglamentos sobre diseño ecológico y etiquetado energético de equipos de calefacción y calentadores de agua. Estos Reglamentos ya están suponiendo la incorporación inmediata de aquellos sistemas más eficientes respecto a los convencionales, una reducción en el consumo de combustible y, en consecuencia, un mayor beneficio medioambiental para nuestra sociedad.

En este sentido, las calderas de condensación y las combinaciones de éstas con energías renovables, jugarán un rol fundamental por su eficiencia y menores emisiones.
Al estar todos los tipos de calderas etiquetados con el mismo sistema (para potencias inferiores a 70 kW y depósitos de acumulación con volumen inferior a 500 l, la clase A corresponde a las calderas de condensación y clases superiores A+, A++, a bombas de calor (incluyendo aero y geotermia) y unidades de microcogeneración.

Además, aunque todavía puedan encontrarse en el mercado calderas de otras tecnologías, a partir de octubre de 2015 ya NO PUEDEN fabricarse calderas de clases inferiores a la A.

La tecnología de la condensación en las calderas

¿Cómo puedes calentar tu casa? Existen diferentes sistemas, entre los que se encuentran… radiadores y acumuladores eléctricos, bomba de calor, calderas de gasóleo, de biomasa y de gas,….

Muchas veces la habrás visto o la conectas en tu casa o el portero cuida de ella si la tenemos en la comunidad, pero ya sabes que una caldera es un aparato en cuyo interior se produce una combustión al mezclar gas y aire y con ese calor que produce el fuego se calienta el agua para ser bombeada todos los radiadores y grifos de agua caliente de la casa.

Además de las calderas tradicionales, existe la caldera de condensación, que aprovecha el calor latente del vapor de agua contenido en los humos que se generan en la combustión y trabaja a temperaturas bajas, por lo cual no necesita tanto gas para calentar el agua y por tanto ahorra energía y dinero.

En general, la condensación de los humos de combustión en una caldera supone un problema de corrosiones internas del equipo, no deseables; de la forma más básica, esto se evita funcionando a altas temperaturas del circuito de agua, como hacen las calderas estándar (Tª aproximada del agua, 70ºC). Pero este problema está solucionado, tanto en las calderas de baja temperatura, como en las de condensación; en ambos tipos de caldera, su diseño prevé que la condensación se va a producir, sin que esto dañe a la caldera. Por esta razón, pueden funcionar sin problemas con temperaturas más bajas del circuito del agua, y así, al tener que conseguir menos temperatura del agua de calefacción, el consumo es menor que en una caldera convencional o estándar.

La caldera de condensación trabaja con un alto rendimiento que permite disminuir el uso de combustible. En este caso el combustible fósil menos contaminante y más accesible en nuestras ciudades: el gas natural. Estas calderas son capaces de trabajar con un rendimiento estacional que genera una disminución considerable del uso de combustible, un ahorro de gas.

¿Por qué son las que más ahorran? Porque tienen un menor consumo de combustible y ¿Por qué son las que menos contaminan? Porque permiten un equilibrio perfecto con el medio ambiente. Al consumir menos combustible, reducen las emisiones de CO2 y CO, así como, al condensarse, los óxidos de nitrógeno, NOX, son eliminados con el vertido ácido que se va por el desagüe. Te recuerdo que estos gases son algunos de los causantes del efecto invernadero y de la lluvia ácida.

Pero además, el rendimiento de los sistemas de calefacción se puede mejorar con termostatos modulantes, sondas exteriores, suelo radiante, radiadores de baja temperatura…y lo más importante con energías renovables. El agua calentada por el sol puede consumirse directamente, evitando que la caldera trabaje y ahorrando combustible.
Para las bombas de calor se pueden aprovechar energías renovables para intercambiadores de calor; por eso son todavía más eficientes que las calderas de condensación.

Curiosidades de la condensación

Tengo que decirte que las calderas de condensación tienen dos particularidades:

  • Al condensar los humos, se produce un líquido ácido y corrosivo que debe salir de la caldera hacia un desagüe, así que la instalación es más exigente que para una caldera convencional. ¡Ojo! El material más conveniente para las tuberías de desagüe es el PVC, anticorrosivo.
  • Tan importante como la eficiencia energética de una caldera para el rendimiento de un sistema de calefacción es la distribución: radiadores, fan-coils o suelo radiante. La eficiencia del sistema aumenta con elementos “repartidores del calor” que trabajen a baja temperatura (si no, la caldera no condensará)
  • El mejor sistema de distribución para una caldera de condensación es el suelo radiante.
  • Existen en el mercado calderas de condensación aptas para utilizar casi cualquier combustible: gas natural, propano, gasóleo y pellets de biomasa.

Muchas ventajas

Como ya te he comentado, a partir de octubre de 2015 ya solamente pueden fabricarse calderas de condensación, así que no voy a promocionarlas más; el resto podrá encontrase en el mercado, pero irán desapareciendo poco a poco los otros tipos de calderas menos eficientes. La sustitución paulatina de calderas más antiguas por calderas de condensación en España ayudaría a reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

En los últimos 7 años, se calcula que ya se han cambiado e instalado más de 50.000 mil calderas nuevas de condensación. Estamos en el buen camino pero aún hay un importante parque obsoleto de calderas y sobre todo, ineficiente que siempre merece la pena cambiar.

Si comparamos en una misma casa una caldera mixta individual estándar con una caldera de condensación, las dos de igual potencia, la primera consume unos 850 € y la de condensación unos 770 € al año. Para una vivienda media de unos 90 m2, esta diferencia puede alcanzar los 185 €, con un consumo de 8 Mwh/año. La instalación de una de condensación es más cara (unos 200€).

Es el momento de que te beneficies de estos equipos de condensación porque son rentables, garantizan el máximo confort y contribuyen a un mayor respeto del medio ambiente.

Luzí@

Compra con cabeza tus aparatos eléctricos y electrónicos y ahorra energía

Ya sea en tiempo de rebajas o no, una de las compras “estrella” es la de aparatos eléctricos o electrónicos para nosotros o nuestro hogar. Aparatos que nos hacen la vida más fácil, pero … ¡¡¡También consumen energía!!!

Te recuerdo que con un consumo más responsable es posible conseguir una reducción abultada de la factura energética. En este sentido, apuesta  por el ahorro y la eficiencia energética en caso de adquirir algún producto.

Elctrodomesticos33

Quiero darte ciertas informaciones y pautas para que las tengas en cuenta a la hora de comprar de manera responsable y sostenible y fomentar una economía circular.

Cosas a tener en cuenta  a la hora de comprar

Antes de comprar un nuevo equipo eléctrico o electrónico lo primero que debes preguntarte es si realmente lo necesitas. Si la respuesta es sí,  tampoco se puede olvidar que los equipos más grandes (electrodomésticos, televisiones, etc.) no siempre son los más adecuados para todos los hogares. Además, el menor consumo de electricidad que queríamos conseguir al sustituir un equipo por otro con tecnología más eficiente, no será tan importante si lo que hacemos es incrementar el tamaño o la capacidad del nuevo. Por ejemplo, una televisión eficiente de 28 pulgadas consume la tercera parte de la energía que consume una televisión de 65 pulgadas con las mismas características. Y es que resulta curioso el hecho de que en las tiendas cada vez encontremos electrodomésticos de mayor capacidad cuando, en realidad las familias y los hogares españoles son cada vez más pequeños.

Por otra parte, es importante que revises la etiqueta energética de los equipos eléctricos y electrónicos y la ficha de producto antes de comprar uno nuevo, teniendo en cuenta que la categoría más eficiente para la mayoría de los productos es la A+++. Puedes comprobar qué aparatos se etiquetan en: Guía de la Energía.

Los frigoríficos o lavadoras eficientes suponen un ahorro energético de casi el 60% durante una vida útil de 15 años, en comparación con unos menos eficientes y que también en el campo de la informática, esta eficiencia asciende hasta el 85%, como en el caso de los monitores de ordenador de 20 pulgadas, y al 95% con las impresoras multifuncionales. Además, el consumo energético de los televisores más eficientes se ha reducido hasta un 50% durante los dos últimos años.

Aunque en épocas de rebajas pueden ser el momento elegido por muchos para seleccionar y comprar un nuevo electrodoméstico, piensa en el impacto de lo que adquieres. La fabricación de cada aparato requiere el consumo de importantes cantidades de materias primas, como por ejemplo metales (cobre, oro, mercurio, plomo, acero, etc.) y el consumo de energía. También suponen la generación de residuos tóxicos y nocivos, no solo para el planeta sino también para la salud humana. Por ejemplo,  los 220 millones de televisiones que se venden cada año mundialmente generan unas 200MtnCO2, según estudios europeos.

Te doy otros datos y consejos interesantes a tener en cuenta:

  • Un 85% de los consumidores europeos se fijan en el etiquetado energético en el momento de comprar un aparato eléctrico, según la Comisión Europea.
  • Infórmate bien en los puntos de venta; los vendedores saben mucho de sus productos, sólo hay que hacer las preguntas adecuadas; ¿Cuánta energía consume? ¿qué tiempo tiene de garantía? ¿si se avería, hay materiales de reposición de componentes?
  • Muchas veces, no se necesitan todas las prestaciones que ofrece un aparato electrónico. Por ejemplo, un horno pirolítico, para limpiar tiene un consumo extra de energía, cuando bastaría aprovechar el calor residual de un horno que ya ha cocinado para limpiarlo más fácilmente en caliente.
  • A veces son muy atractivas prestaciones tales como frigoríficos que hacen hielo, sacan agua fría…, pero esto conlleva un extra de consumo que no se refleja en la etiqueta, ¡ojo!

Ya sabes, piensa con cabeza y consume responsablemente. Todos lo agradeceremos. Tú el primero.

Luzí@

¿Por qué no mejoras la letra de tu casa?

Aún hay muchos que no conocen que si vas a vender una casa o alquilarla, debes tener el Certificado de Eficiencia Energética. Tú, que como yo, que estás motivado por la eficiencia energética, seguro que lo sabías y estás convencido de la conveniencia de tenerlo.

Y es que aún hay demasiadas personas que, equivocadamente, siguen pensando que esto es una tasa, un papel más, un requerimiento y una forma de “sacarnos cuartos”. No es así y te voy a explicar por qué.

letra-a

El 17% del consumo de energía final de España se produce en edificios de viviendas. Así el consumo de energía por hogar ronda los 10.600 kWh y se calcula que de los 25 millones de viviendas existentes, la mayoría, un 60%, se han construido sin ningún criterio de eficiencia. De hecho, el 90% de los edificios son anteriores a la aplicación del Código Técnico de la Edificación (CTE) y un 60% anteriores a la aplicación de la NBE-CT 79.

Ventajas de mejorar la letra

El certificado es una exigencia derivada de la Directiva 2002/91/CE. El sistema de evaluación establece siete niveles de certificados en función de las emisiones de dióxido de carbono y del ahorro de energía del espacio analizado. Conforme a la normativa europea, se parte de la “G” (la menos eficiente, la “ful”) a la “A” (la más eficiente, la “guay”).

La eficiencia energética en edificios es rentable; como lo demuestra el último informe World Energy Outlook 2015 (*) de la Agencia Internacional de la Energía (**), en el que dice que “por cada dólar invertido en eficiencia energética, la economía recupera 4,5”. Este dato ya lo avanzó la Comisión EU: ese objetivo tendría una inversión de 2.000 m €/ año.

Mejorar una letra la calificación energética de un inmueble se traduce, entre otras cosas, en:

  • Un incremento de valor del mismo
  • En la posibilidad de acceder a ayudas del programa PAREER CRECE de rehabilitación energética
  • Mejorar el confort de sus habitantes-usuarios y  ahorros de energía y económicos.

Así que recuerda, la eficiencia energética posiciona los edificios en el mercado.

Parque de edificios poco eficiente

Desde que se publicara en 2013 el R.D. 9/2013 por el que establece el procedimiento para la Certificación Energética de los Edificios, se ha avanzado y ya se han registrado aproximadamente 1,8 millones de viviendas.

El resultado nos habla de que en nuestro país hay un parque de edificios poco eficiente con un amplio margen de mejora en eficiencia energética: más del 80 % tienen calificaciones E, F y G. En este contexto, existen márgenes de mejora de hasta el 50% por lo que respecta al consumo de energía en los edificios, especialmente a nivel de aislamiento y de soluciones térmicas.

Los técnicos, a certificar con nuevas herramientas

Desde el pasado 14 de enero ha comenzado a funcionar nuevas versiones de los programas informáticos, de las herramientas de calificación energética de los edificios (Ce3x, Ce3, Hulk o Cerma) lo que supone cambios y novedades en los cálculos de la calificación, pero que no afectan al mecanismo y utilización de los programas de certificación para todos los técnicos competentes que llevan a cabo las certificaciones. Has de saber que sólo con las nuevas versiones de estos programas se pueden llevar a cabo las certificaciones.

Las nuevas herramientas introducen mejoras, actualizaciones y cambios en el procedimiento de certificación en el Indicador de consumo de energía, datos climáticos y escalas de calificación, factores de paso, Sistemas de sustitución y en los Niveles de ventilación en viviendas.

Una cuestión importante es que los técnicos, cuando hacen una evaluación y obtienen la calificación, tienen que aportar a la propiedad una serie de medidas a tomar para mejorar la calificación. Son ellos los que mejor te pueden orientar, con las soluciones más óptimas adaptadas a tus circunstancias, a mejorar la eficiencia de los edificios y sobre cómo acometer una rehabilitación de los mismos con la mejor relación coste/beneficio posible.

Para más información os dejo el link a la web oficial de certificación energética española.

No esperes a vender o alquilar tu casa. Hay muchas formas de optimizar energéticamente tu edificio. ¡Mejora tu letra, Ya¡

*http://www.iea.org
**http://www.worldenergyoutlook.org/media/weowebsite/2015/WEO2015_ToC.pdf

Luzi@

¿Quién ha de ejecutar las medidas de ahorro y eficiencia energética? Los Proveedores de Servicios Energéticos

Tú, que como yo, estás motivado por la eficiencia energética, seguro que sabes quién ha de llevar a cabo los trabajos de eficiencia energética en edificios, instalaciones, etc. Pero, si no lo sabes, te diré que existe una figura llamada Proveedor de Servicios Energéticos.

El pasado viernes 12 de febrero (y publicado en el BOE el pasado día 13) el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 56/2016, de 12 de febrero, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía.

Un modelo basado en los ahorros energéticos y definiciones

Lo que los profesionales y las empresas del sector de la eficiencia energética aportan a la sociedad es mucho: generan empleo, reducen los costes, mejoran la seguridad y la eficiencia de las instalaciones y evitan emisiones contaminantes que favorecen el cambio climático Y sus efectos negativos sobre el planeta.

Antes, a estas empresas se les llamaba “Empresas de Servicios Energéticos”, ESEs o ESCOs –en inglés- y ya las tuvo en cuenta la Directiva 2006/32 de Eficiencia del uso final de la energía y los servicios energéticos que se transpuso en el Real Decreto Ley 6/2010 de medidas de Impulso a la recuperación económica. Fueron años en los que se generó mucha expectativa porque el modelo, así planteado de llevar a cabo medidas de eficiencia energética con cargo a los ahorros, se convirtió en uno de los ejes de la política energética.

Sin embargo, los servicios energéticos no llegaron a desarrollarse como se esperaba. Y es que faltaba una normativa más clara y adecuada para fomentar los servicios energéticos y lograr salvar las barreras financieras con las que se enfrenta el mercado. Posteriormente, la Directiva 2012/27/UE ya empezó a hablar de “proveedores de servicios energéticos, PSE” y ha sido ahora con el Real Decreto 56/2016 cuando se han definido en España y cuando se establecen las bases legales para su actividad.
Según refleja el RD, «Proveedor de servicios energéticos» es: Toda persona física o jurídica que presta servicios energéticos o aplica otras medidas de mejora de la eficiencia energética en la instalación o los locales de un cliente final, de acuerdo con la normativa vigente.
Definido el proveedor, veamos ahora cómo se define «Servicio energético»: El beneficio físico, la utilidad o el bien, derivados de la combinación de una energía con una tecnología energética eficiente o con una acción, que pueda incluir las operaciones, el mantenimiento y el control necesarios para prestar el servicio, el cual se prestará con arreglo a un contrato y que, en circunstancias normales, haya demostrado conseguir una mejora de la eficiencia energética o un ahorro de energía primaria verificable y medible o estimable.
De todo lo anterior yo destacaría lo último; es decir, que haya un ahorro energético, que se demuestre la mejora de la eficiencia energética y que todo esté reflejado en un contrato.

Requisitos de los PSE

La norma establece, en el Capítulo III, los requisitos para el ejercicio de la actividad profesional de los Proveedores de Servicios Energéticos, que son, entre otros, tener una cualificación técnica adecuada, contar con los medios técnicos apropiados para proveer los servicios energéticos o tener suscrito un seguro de Responsabilidad Civil u otra garantía financiera que cubra los riesgos que puedan derivarse de sus actuaciones, por una cuantía mínima de 150.000 euros,

Igualmente, los proveedores de servicios energéticos deberán presentar, previamente al inicio de la actividad, y ante el órgano competente en materia de eficiencia energética de la comunidad autónoma, una declaración responsable que lo habilita para el ejercicio de la actividad en todo el territorio.

Listado de PSE en IDAE

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), contará por mandato del Real Decreto 56/2016, en su página http://www.idae.es, con un listado de proveedores de servicios energéticos habilitados (ya tenía una base de datos informativa de ESEs) con el fin de poner a disposición del público de esa lista de proveedores cualificados, facilitar a la Administración competente la realización de la inspección y otra información que se considere necesaria a efectos estadísticos y de clasificación sectorial o alcance de los servicios energéticos de las empresas.

La incorporación a este listado deberá solicitarse al órgano competente en materia de eficiencia energética de la comunidad autónoma correspondiente, que lo remitirá a la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Es el momento de desarrollar este tipo de contratos, de encontrar fórmulas de inversión/ financiación de los servicios, la forma de garantizar ahorros, las diferentes tecnologías, aplicaciones y sistemas para conseguir ahorros económicos y energéticos, la operativa para llevar a cabo la gestión integral de servicios y exponer casos prácticos que servirán de referencia en este “viejo, nuevo modelo”.

Bienvenidos, PSE. Esperemos que este sea vuestro momento.

Luzi@

Ni frío ni calor= confort

Permanentemente estamos sometidos a sensaciones y en un espacio cerrado, a nivel térmico, podemos sentir frío, calor o simplemente  – como se suele decir_ estar a gusto. ¿Sabes cómo llama  a esto un técnico de climatización?: bienestar térmico.

Normalmente, cuando  logramos  estar confortables en el  salón, en el lugar  de trabajo o en el cine, seguro que estamos  en un espacio  correctamente climatizado  y, por tanto, en el que  se está ahorrando energía.. Bien es cierto que  que  somos diferentes,  que  unos  son calurosos y otros- como yo misma- que son frioleros., Y ahí está la cuestión:   climatizar para que todos estemos cómodos en el mismo espacio es precisamente conseguir que el balance sea neutro y conseguir lo que se llama el equilibrio energético; es decir, estar confortables y alcanzar nuestro bienestar térmico.

En definitiva, ¿una instalación de climatización se utiliza  para atemperar el aire que nos rodea en un espacio cerrado, aportando calor o frío, y facilitar, con ello, de forma confortable la transferencia térmica de nuestro cuerpo con el ambiente, al que cederemos o del que captaremos calor en función de nuestra actividad y nivel de energía interna,. Para entendernos, hemos de alcanzar nuestro equilibrio térmico sin llegar a sudar o pasar frío.
Para que logremos ese bienestar interviene un conjunto de factores como  son la  temperatura, la  humedad de ese ambiente, el  nivel de aislamiento de la ropa que llevamos  puesta que  unas veces interesará incrementarlo (invierno) y otras reducirlo (verano) a efectos de conseguir el mejor equilibrio de intercambio térmico con el aire que nos rodea.

Analizar el bienestar térmico y cómo lograrlo es todo un reto. Por eso el Jefe del departamento Servicios y Agricultura de IDAE, Ángel Sánchez de Vera, ha elaborado un interesante y completo artículo de carácter técnico en el que desgrana todas las claves para alcanzar el bienestar térmico y cómo climatizar para lograrlo ahorrando energía: “Bienestar térmico en un espacio climatizado”. Te recomiendo que lo leas y no te lo pierdas  si te preocupa o tienes responsabilidad en que las instalaciones funcionen correctamente. Aquí puedes leer el artículo completo de Bien Estar Termico en la web de IDAE.

Luzi@