Llega la Navidad. Fiestas, celebraciones, familia, amigos, regalos. Y consumo, mucho consumo. Que para más inri, en los últimos años llega precedido por esas campañas globales que se han metido en nuestras vidas casi sin darnos cuenta: Black Friday, Cyber Monday… No sabemos si eso de “tirar la casa por la ventana” se inventó pensando en lo que se nos viene encima de aquí al 6 de enero. Pero bien podría ser.

Captura de pantalla 2017-12-19 a las 10.41.12

Sin renunciar a todo lo bueno de estas fechas, se puede disfrutar de una Navidad más sostenible, tratando de evitar los derroches. También los derroches de energía. Y para ello basta con modificar algunos de nuestros hábitos. A cambio conseguiremos ahorrar dinero y evitar emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, que ponen cada día más difícil la posibilidad de respirar aire limpio en muchas de nuestras ciudades.

Varios estudios de empresas relacionadas con el sector eléctrico calculan que los hogares españoles gastan una media de 20 euros más por el consumo energético ligado al árbol de Navidad, el belén y el resto de adornos. El dato es una estimación para cuatro horas de uso de estas luces al día. Pero la decoración navideña es solo uno de los extras habituales de estos días, a los que hay que añadir mayores consumos con los electrodomésticos de la cocina, mayor gasto en calefacción, desplazamientos a celebraciones y compras, etc.

 

Aquí van algunas pistas:

– Trata de organizar la comida o cena de trabajo previa a las fiestas en lugares accesibles con transporte público. Y si es posible, elige un restaurante al que los invitados puedan llegar caminando o en bici.

– Siempre que sea posible, deja el coche en casa y utiliza el transporte público cuando vayas a hacer las compras de Navidad. Sobre todo si tienes que desplazarte al centro de la ciudad.

– Ahorra energía en la calefacción. Trata de mantenerla entre los 19° y los 21° C, temperatura suficiente para tener un ambiente confortable. Y recuerda que cada grado de incremento puede suponer un 7% más de consumo. Por la noche, en los dormitorios basta tener una temperatura de 15º a 17º para sentirnos cómodos.

– La cocina es puro trasiego en estas fechas. No olvides las recomendaciones que hacemos siempre desde estas páginas. Cocina con olla exprés mejor que con cazuela, y si es con cazuela no te olvides de poner la tapa (ahorrarás hasta un 25% de energía); no abras innecesariamente la puerta del horno para evitar que pierda calor y procura aprovechar bien su capacidad; no introduzcas alimentos calientes en el frigorífico y abre la puerta lo menos posible; utiliza el lavavajillas solo cuando esté completamente lleno.

– Consume productos frescos y de producción local. En los que no se ha empleado energía ni en su procesado ni en el transporte. No olvides que algunos de estos productos viajan miles de kilómetros hasta los puntos de consumo.

– Evita las vajillas de plástico de usar y tirar. Trata reducir la generación de residuos y  recicla todo lo que puedas separando adecuadamente los diferentes tipos de basura. La separación de los residuos en origen es clave para que el reciclado sea efectivo. Y no olvides que los productos reciclados suponen un importante ahorro energético.

– No necesitas cubrir todas las paredes de tu casa con luces de Navidad. Aunque las bombillas led se han extendido para estos usos y son muy eficientes, si pones muchas incrementarás el consumo de energía.

– Utiliza felicitaciones electrónicas para evitar el consumo de papel. Y si regalas juguetes que necesitan pilas, que sean recargables.

Anuncios