Hace algunas semanas publicamos en este blog el artículo ‘Las tecnologías de la información ayudan a usar la energía de forma eficiente’. Dábamos cuenta de los avances que se están produciendo en este ámbito, y que suponen una oportunidad para que las tecnologías de la información (TIC) contribuyan a mejorar la gestión de la energía, a usarla de forma más eficiente, y a dar cabida a la energía en los propios núcleos urbanos.

En ese artículo hablábamos del catálogo ‘Smart Cities: Casos de éxito de soluciones y servicios en Ayuntamientos’ elaborado por la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (Aemetic). En él se recogen soluciones innovadoras aplicadas a la ciudad inteligente. Que afectan a muchos bienes y servicios ligados directamente con el día a día de los ciudadanos. Lógicamente, la energía es uno de ellos.

Soluciones como las que propone el proyecto Smart Kalea, puesto en marcha en 2014 por la empresa Ikusi y el Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián, con el objetivo de integrar los sistemas energéticos y de sostenibilidad, hacer seguimiento del equilibrio energético de edificios municipales e integrar también los sistemas de movilidad. Hasta ahora lo habitual era que cada departamento en una administración hiciera la guerra por su cuenta, sin ninguna vinculación entre sí. Ofrecían sus servicios de forma autónoma, analizando información crítica de manera individual. Así es imposible lograr una visión global de la ciudad y coordinar los diversos agentes que participan en su operación funcional. La integración permite una gestión más eficiente y automatizada, reduce los costes y mejora los servicios ofrecidos. En la actualidad la plataforma de integración Smart Kalea comprende diferentes subsistemas como contadores inteligentes de energía eléctrica, de agua, de personas y datos medioambientales.

Más casos de éxito. La empresa Wellness Smart Cities y el Ayuntamiento de Motril (Granada) implantaron en 2014 un sistema inteligente de monitorización de aparcamiento. Hasta ahora, la búsqueda de estacionamiento de vehículos en la vía pública sólo dependía de la suerte del conductor. Con los inconvenientes que eso conlleva de derroche de tiempo y combustible, que a su vez se traduce en más contaminación y emisiones de CO2. Ahora el sistema WeGo&Park basa la detección de estacionamientos en un novedoso método de procesado distribuido de vídeo en tiempo real de una red de cámaras estratégicamente colocadas para cubrir la zona de estacionamientos deseada. La ocupación de plazas puede ser consultada por los usuarios de cualquier tipo de vehículo que, gracias al sistema, podrán encontrar de forma rápida y sencilla plazas libres para aparcar en las proximidades donde están circulando o en el área cercana a su destino.

Con la misma intención y en el mismo año, el Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha el proyecto Smart Parking Barcelona, promovido por el Institut d’Hàbitatge Urbà bajo la supervición del Instituto Municipal de Informática de Barcelona (IMI), y Serveis Municipals de Barcelona (BSM). De la mano de la empresa World Sensing se desplegaron 500 sensores de aparcamiento inalámbrico en el distrito de Les Corts para informar sobre la disponibilidad de estacionamiento en la calle a los conductores a través de una aplicación móvil hecha a medida. Después de 9 meses de pruebas, la información proporcionada por el sistema inteligente Fastprk se cruzó con la de la plataforma de pago. De esta manera, el sistema proporciona información de alto valor en los niveles de ocupación de acuerdo con hora y día de la semana. La información proporcionada por Fastprk a través de Sigfox permite a las autoridades gestionar mejor los espacios de estacionamiento en la ciudad y establecer nuevos métodos y cambios en la definición de plazas.

Ayudas para mejorar la eficiencia energética mediante el uso de TIC

El pasado 16 de junio se aprobó el Real Decreto 616/2017, que regula la concesión directa de subvenciones a proyectos singulares de entidades locales de menos de 20.000 habitantes (también Ceuta y Melilla), para proyectos de inversión en el ámbito de la economía baja en carbono. La medida se enmarca en el Programa operativo FEDER de crecimiento sostenible 2014-2020. Y las ayudas son importantes: entre el 50 y el 85%, según la región. En esta primera convocatoria se ha establecido un presupuesto total de 336 millones de euros que se distribuyen por comunidades autónomas y objetivo específico. Serán elegibles aquellos proyectos que supongan una inversión superior a 100.000 euros y no mayor de un millón de euros. Con un límite máximo de 5 millones de euros por ayuntamiento, en caso de conseguir ayudas para distintos proyectos.

Pues bien, una de las medidas que se contemplan se refiere precisamente a la mejora de la eficiencia energética mediante la utilización de TIC en las ciudades (smart cities). Entre las actuaciones que se contemplan cabe destacar:

  1. a) Automatización de las redes existentes de alumbrado exterior, semáforos y otras líneas de señalización, comunicación o vigilancia de los ciudadanos o del tráfico urbano.
  2. b) Gestión, control activo y monitorización de la demanda de energía de las instalaciones consumidoras en edificios y dependencias municipales.
  3. c) Redes de distribución inteligentes (smart grids) para gestionar la generación distribuida localizada en entornos urbanos y periurbanos, en gran medida renovable, y que deberá ser también gestionable como la cogeneración de pequeña escala.
  4. d) Integración de infraestructuras para mejorar la eficiencia energética y la sostenibilidad de la ciudad.

Las solicitudes se pueden presentar desde el pasado 18 de julio hasta el 31 de diciembre de 2018 o hasta que se agote el presupuesto disponible.

 

Anuncios