Coches eléctricos, conectados, gestión inteligente del tráfico, carsharing, transporte público, carriles bici… Los expertos tienen claro que la movilidad urbana será en pocos años muy diferente a la que conocemos hoy. Pero no es preciso esperar ni un segundo para apostar por vehículos más respetuosos con el medio ambiente. O para adoptar unos sencillos hábitos que harán más eficiente nuestra forma de conducir.

El Gobierno aprobó el pasado 16 de junio el Plan Movea 2017 que recoge las ayudas a la adquisición de vehículos de energías alternativas y puntos de recarga. El objetivo es introducir en nuestras calles y carreteras vehículos que emitan menos CO2 y otros gases contaminantes. Y que, además, rebajen la contaminación acústica. El vehículo eléctrico es el principal destinatario de esas ayudas, pero el Plan Movea (Movilidad con Energías Alternativas) subvencionará también vehículos de gas licuado del petróleo y de gas natural comprimido.

El Ejecutivo ha dotado ese plan con 14,26 millones de euros, que funcionarán como subvenciones directas a la compra de estos vehículos. El Gobierno considera “vehículos de energías alternativas” los siguientes: vehículos eléctricos, vehículos de gas licuado de petróleo (GLP), vehículos de gas natural comprimido y licuado, vehículos con pila de combustible de hidrógeno, y motos eléctricas. Además, el nuevo Plan quiere fomentar con 560.000 euros la implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en zonas de acceso público.

La cuantía de las ayudas se fija con diferentes baremos dependiendo del tipo de vehículo y del combustible utilizado. La ayuda será a partir de 500 euros (turismos y furgonetas), 5.000 euros para microbuses y camionetas y 18.000 euros para autobuses y camiones. Para las motocicletas la ayuda oscila entre 1.500 y 2.000 euros. Podrán ser beneficiarias las personas físicas, autónomos, empresas privadas, entidades locales, comunidades autónomas y entidades públicas vinculadas o dependientes de la Administración General del Estado. En el caso de puntos de recarga, podrán ser beneficiarios todos los anteriores, salvo personas físicas y autónomos. Los beneficiarios deberán mantener la titularidad del vehículo y la matriculación en España,al menos, dos años.

Los vehículos objeto de subvención deberán pertenecer a una de las siguientes categorías: turismos (M1), autobuses (M2, M3), furgonetas (N2), camiones (N3), cuadriciclos (L6e, L7e) o motocicletas (L3e, L4e, L5e). Para el caso de camiones y autobuses, será necesario achatarrar un vehículo antiguo (anterior al 1 de enero de 2010). En el caso de los turismos, el achatarramiento es voluntario y supondría un incremento de la subvención de 750 euros. El reparto de los 14,26 millones de euros de ayudas será el siguiente: 10,1 millones de euros se destinan a vehículos eléctricos; 2,23 millones de euros a gas natural; 1,38 millones de euros a GLP y 0,56 millones de euros, a puntos de recarga para vehículos eléctricos.

La cuantía de las ayudas es la siguiente:

  • Vehículos de gas licuado de petróleo (GLP): entre 500 y 15.000 euros.
  • Vehículos de gas natural vehicular (GNV): entre 1.000 y 18.000 euros.
  • Vehículos de pila de combustible (hidrógeno): 5.500 euros.
  • Vehículos eléctricos, híbridos enchufables o de autonomía extendida: entre 1.100 y 15.000 euros.
  • Cuadriciclos eléctricos: entre 1.950 y 2.350 euros.
  • Motocicletas eléctricas: entre 1.000 y 2.000 euros.
  • Puntos de recarga: las ayudas para puntos en zonas públicas podrán alcanzar un importe de hasta el 40% del coste, con un máximo de 1.000 euros por punto de recarga convencional; de 2.000 euros para recarga semirrápida y de 15.000 euros por punto de recarga rápida.

Precios máximos de venta

Para el caso de turismos y motocicletas, se incluye un precio máximo de venta para evitar subvencionar los vehículos “Premium” a través del programa. Para turismos, el precio máximo sin IVA es de 25.000 euros para turismos de GLP y GNV, y de 32.000 euros para eléctricos. Para las motos eléctricas el máximo es 8.000 euros.

Los puntos de venta que deseen adherirse al Plan Movea tendrán que aplicar un descuento adicional mínimo de 1.000 euros para todos los vehículos, excepto cuadriciclos (150 euros) y motos (sin descuento). En el caso de que el vehículo sea eléctrico, el punto de venta deberá comprometerse a facilitar la instalación de un punto de carga.

Según las estimaciones del Gobierno, las ayudas incentivarán la adquisición de 1.800 turismos y furgonetas eléctricos, y 230 motos eléctricas. Para el gas natural vehicular (GNV), la estimación es de 240 turismos o furgonetas y 100 camiones. En cuanto al GLP, serían unos 1.300 turismos o furgonetas.

El Plan Movea 2017 estará en vigor hasta el15 de octubre de este año o hasta que se agoten los fondos disponibles. Aunque el Gobierno ha anunciado también su intención de dar continuidad al plan en el segundo semestre de 2017, “con la publicación de una nueva línea dotada con 50 millones de euros”.

Las diez claves de la conducción eficiente

Sea cual sea el vehículo que conducimos, podemos mejorar la eficiencia y ahorrar energía y dinero siguiendo unos sencillos consejos.

  1. Arranque y puesta en marcha:
  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • Iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
  • En los motores turboalimentados, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.
  1. Primera marcha:
  • Usarla sólo para el inicio de la marcha, y cambiar a segunda a los dos segundos o seis metros aproximadamente.
  1. Aceleración y cambios de marchas:
  • Según las revoluciones:

− En los motores de gasolina: en torno a las 2.000 rpm.

− En los motores de diésel: en torno a las 1.500 rpm.

  • Según la velocidad:

− 3ª marcha: a partir de unos 30 km/h.

− 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h.

− 5ª marcha: a partir de unos 50 km/h.

Después de cambiar, acelerar de forma ágil.

  1. Utilización de las marchas:
  • Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
  • En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha, respetando siempre los límites de velocidad.
  • Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida (entre el 50% y el 70% de su recorrido), que en marchas más cortas con el acelerador menos pisado.
  1. Velocidad de circulación:
  • Mantenerla lo más uniforme posible: buscar fluidez en la circulación, evitando todos los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.
  1. Deceleración:
  • Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en este instante, sin reducir.
  • Frenar de forma suave y progresiva con el pedal de freno.
  • Reducir de marcha lo más tarde posible.
  1. Detención:
  • Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.
  1. Paradas:
  • En paradas prolongadas, de más de unos 60 segundos, es recomendable apagar el motor.
  1. Anticipación y previsión:
  • Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 coches por delante.
  • En el momento que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.
  1. Seguridad:
  • En la mayoría de las situaciones, aplicar estas reglas de conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial. Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas para que la seguridad no se vea afectada.
Anuncios