Etiquetas

,

Este verano me he recorrido muchos pueblos y ciudades de España. Me gusta salir cuando se pone el sol y me ha dado la impresión de que la estética en las calles ha cambiado; en varios lugares me he encontrado con una iluminación más brillante y blanca donde antes era más tenue y amarillenta.

Y es que el alumbrado exterior de nuestro país se está renovando.

Si no lo sabías, el alumbrado exterior incluye todas las instalaciones (públicas o privadas)  cuyo flujo luminoso se proyecta sobre un espacio abierto (es decir: carretera, calle, parque, ornamental, etc.) de uso público.

iluminacion-led-exterior

En España contamos con cerca de 8 millones de puntos de luz (PL) lo que significa, para que te hagas una idea, que de media, cada pueblo o ciudad española tiene 1000. La potencia media es de 165 W/PL y 4.081 horas de utilización anual, lo que supone un consumo de electricidad de 5.367 GWh/año y un coste para los municipios de unos 1.200 millones de euros al año. Como puedes imaginar, el alumbrado exterior supone la principal factura de los Ayuntamientos (entre el 50 y el 80% de sus presupuestos) y su principal consumo.

Otra cosa  de la que me he dado cuenta es que las  instalaciones de alumbrado exterior están  más cuidadas y no proyectan luz  al l cielo provocando la  llamada contaminación lumínica. Las nuevas farolas (o renovadas) ahora también iluminan mejor,…  siendo más efectivas y eficientes. Son de tecnología LED que permite nuevos diseños, mínimas dimensiones, mayor eficiencia  y máximo ahorro. Se están introduciendo en el alumbrado exterior por su  eficiencia energética (la relación entre flujo luminoso y potencia), por su larga vida (+ de 20.000h), por la calidad de luz que aporta al mejorar la reproducción de los colores, por ser  flexibles a la hora de diseñar y sus ventajas fotométricas (la luz puede dirigirse donde se quiere).

Lo anterior, junto con la introducción de sistemas de telegestión hace que las instalaciones de alumbrado exterior se estén optimizando y controlando constantemente. Este sistema supone monitorizar el ahorro de las instalaciones, que incluso la luz sirva para transmitir datos así como detectar posibles fallos de manera instantánea. En definitiva, que proporcione una mayor calidad en este servicio.

Pero es que además, la combinación de ambas soluciones permite retornos de la inversión siempre menores a los 6 años y ahorros constantes durante todo el ciclo de vida de la instalación de hasta el 85%, a la vez que se disminuye la huella ecológica con una reducción  de emisiones. Esto nos ayuda a combatir el Cambio Climático!!

Las ayudas  han propiciado ahorros  y mejor servicio

En mayo de 2015 se abrió la convocatoria de ayudas gestionadas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía para la renovación de las instalaciones de alumbrado exterior municipal con un presupuesto máximo que ascendió en principio a  36.000.000 euros pero que posteriormente se amplió hasta los 65 millones.

Se cubrió el presupuesto porque se presentaron más de 100 propuestas y 81 ayuntamientos de diferente tamaño  y de todas las regiones están  sustituyendo sus lámparas y luminarias por otras fuentes de luz de mayor eficiencia lumínica, mejorando la calidad lumínica e implantando sistemas de regulación del flujo luminoso en los puntos de luz que permiten su variación a lo largo de la noche en función de las necesidades de la población. En total se han cambiado más de 200.000 puntos de luz, un éxito que permite a los ayuntamientos ahorros de energía (un 67% de media) y que todos disfrutemos de una mejor iluminación.

Me encanta pasear por calles iluminadas las ciudades y si ahorran, más.

Luzí@