El agua-ese bien escaso al que apenas prestamos atención en nuestra sociedad porque disponemos de ella de forma accesible e ilimitada- y la energía forman un binomio difícil de romper. De hecho, la gestión del agua y de la energía son dos de los principales desafíos para la humanidad y exigen soluciones a distintos niveles, global, nacional y, también, El agua es imprescindible para nuestra vida, tanto que tener el acceso a ella se reconoce como un “derecho humano” por Naciones Unidas .

Ahorro de agua y energía en todos los sectores

En todos los sectores y ámbitos podemos ahorrar agua y por tanto energía:

  • En el sector industrial, se puede mejorar la competitividad de las empresas de muchos sectores (alimentación, papel, textil o la automoción, por ejemplo) reduciendo los gastos energéticos en sus procesos. Aunque siempre habrá que estudiar e identificar las potenciales áreas de mejora, se habla de que se podría reducir el consumo de agua en un 20%. En muchas ocasiones el ahorro energético no ha de suponer grandes inversiones sino, por ejemplo, establecer “sistemas de control” de los circuitos de agua.
  • En el sector agrario, el ahorro pasa por cumplir el Plan Nacional de Regadíos,  en favor de los sistemas de riego localizado y que suponen una modernización de las explotaciones. La competitividad estará asociada en primer lugar a una reducción de la factura hídrica y energética por lo que está siendo fundamental la inclusión de aspectos económicos, energéticos y ambientales basados en metodologías reconocidas y de uso extendido a nivel internacional como son el Análisis Ciclo de Vida, la Huella Hídrica, Water Pinch y la Hidronomía Física. Se trata además de una metodología actual ya que considera los últimos avances en el estado del arte, como por ejemplo la ISO 14046 que viene a regular el indicador de la Huella Hídrica y añadir al concepto la componente de análisis del impacto ambiental vinculado al consumo del agua. Esto se traducirá en un indicador global dividido en siete niveles de eficiencia a la imagen de lo que sucede con la etiqueta de eficiencia energética de los electrodomésticos.
  • En el sector energético, todas las fuentes de energía requieren del agua en sus procesos de producción: para la extracción de materias primas (petróleo y gas), la refrigeración de plantas térmicas, los procesos de limpieza, la producción de biocombustibles y para el funcionamiento de las turbinas. Además de la hidroeléctrica, también se utiliza mucha agua en las centrales nucleares para refrigerar. El sector energético vive del agua y es el principal interesado en cuidar del recurso.
  • En tu hogar, el agua caliente, tanto sanitaria como para calefacción, se produce con energía. El simple hecho de que el agua corra por el grifo de cada hogar es gracias a la energía que a su vez bombea el agua para que llegue con suficiente potencia a nuestras casas. Por eso puedes cuidar de que los sistemas de bombeo sean los más eficientes, de usar grifos termostáticos, perladores, ducharte en vez de bañarte, usar la lavadora o el lavaplatos a plena carga…

De todo ello te hablaremos próximamente, pero lo más importante es que todos podemos y tenemos que participar activamente en un nuevo escenario de cambio climático, por eso te invito a que tomes medidas de ahorro y eficiencia, con acciones que permitan un consumo responsable de este bien, y que sepas que el uso racional del agua posibilita un futuro medioambiental mejor.

¿De dónde sacamos el agua?

Los requerimientos de energía para el bombeo de agua superficial son generalmente un 30% menores que para el bombeo de las aguas subterráneas. Se espera que el agua subterránea utilice cada vez más energía al estar bajando los niveles freáticos en las distintas regiones del mundo. Especialmente en zonas rurales, la carencia de red que distribuye la energía se traduce en falta de agua potable. En ese sentido, en la energía solar y la eólica podría estar la solución.

Los costos energéticos de los sistemas de potabilización del agua muchas veces no pueden ser asumidos por las zonas rurales. El problema estriba en la carencia de red eléctrica, que se traduce a su vez en dificultades en la potabilización ..

Por otro lado, en muchas zonas donde el recurso es escaso y se cuente con costa, una alternativa para la potabilización es la desalación del agua de mar. Este es el caso de nuestro país, siendo Canarias, por su singularidad insular donde se concentran el mayor número de desaladoras españolas.

Ayudas IDAE para mejorar la eficiencia energética de las desaladoras

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE , publicó a finales de 2015 las bases y convocatoria de ayudas con un presupuesto de 12 millones de euros destinadas a la adopción de medidas para mejorar la eficiencia energética de las desaladoras mediante la ejecución de proyectos de ahorro y eficiencia energética. Ver más detalles aquí.

Las solicitudes de ayudas se han de efectuar de manera telemática, y pueden solicitarse desde el 29 de enero de 2016, según la Base novena de la convocatoria de ayudas.

Estas ayudas son compatibles con otras ya concedidas y se encuentran cofinanciadas con fondos europeos FEDER. La iniciativa responde a las directivas comunitarias sobre ahorro y eficiencia energéticas y se aplica conforme al Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética 2014-2020, que fija un objetivo de ahorro energético de 15,9 millones de tep (toneladas equivalentes de petróleo) en el plazo indicado.

Luzí@

Anuncios