Etiquetas

, , ,

Desde el 15 de enero se pueden solicitar ayudas que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo a través del IDAE, para actuaciones de eficiencia energética en el sector ferroviario. Los potenciales beneficiarios son empresas ferroviarias, entidades administradoras de infraestructuras o ESEs (sí, Empresas de Servicios Energéticos).

ferrocarril-idae

Cuando te montas en un tren o en el Metro, es difícil imaginarse cómo puede ahorrar energía. Aquí te doy las claves que permiten conseguir ahorros energéticos y económicos en el sector ferroviario convencional, metropolitano, de media y larga distancia y, de paso, solicitar y aprovechar estas ayudas.

Así se trata de lograr un transporte más limpio y eficiente.

¿Cómo se puede ahorrar energía en el sector ferroviario?

El consumo de los sistemas ferroviarios es un consumo eléctrico, y se busca  incorporar tecnologías de eficacia probada ya existentes en el mercado así como mejoras en la manera de organizar y gestionar los recursos,  para conseguir mayor eficiencia en la parte de tracción, disminuyendo los ratios de energía consumida por viajero–kilómetro para el transporte de pasajeros y el ratio de energía consumida por tonelada-kilómetro para el transporte de mercancías por ferrocarril. También se busca reducir el consumo de energía en la parte de edificios (oficinas, estaciones, intercambiadores o talleres) ya existentes y en el alumbrado exterior y señalización.

  • Una tracción más  eficiente

Uno de los principales objetivos que deben perseguir los vehículos ferroviarios es la optimización de su consumo energético.

¿Sabes que se puede recuperar la energía del frenado de los trenes para volver a utilizarla en la infraestructura del transporte?

Pues sí; de la energía que reciben los trenes, sólo el 63% aproximadamente se emplea para vencer las diversas resistencias al avance, para compensar las pérdidas en el motor y cadena de tracción, así como para alimentar los servicios auxiliares (iluminación y climatización principalmente). La energía restante se utiliza en el frenado. Los trenes, a través de los motores de tracción, usados en modo freno motor, y el convertidor asociado a los mismos (frenado regenerativo), transforman la energía cinética en eléctrica. La intención es incorporar sistemas que permitan maximizar la energía eléctrica recuperada en el frenado mediante cualquiera de las siguientes opciones:

  • Habilitando la reversibilidad de las subestaciones eléctricas de la infraestructura ferroviaria (la red convencional funciona en corriente continua) para permitir el vertido de la electricidad regenerada y no consumida en catenaria a la red de alta tensión.
  • Mediante el almacenamiento embarcado o estacionario de la energía regenerada para su posterior uso.
  • Maximizando la regeneración de energía en el material móvil mediante actuaciones para reducir la tensión y las pérdidas en catenaria o incrementando la ventana de tiempo en la que el tren puede regenerar.

La idea que se persigue es minimizar la energía que  se pierde, es decir, evitar, en la medida de lo posible, que la energía que no pueda ser consumida por otras composiciones ferroviarias en proximidad o en el propio tren, vaya a parar a los cofres de resistencias ubicados en cada tren (frenado reostático) y no sea aprovechada.

Así, la línea de ayudas del Ministerio contempla como Medida 1, la mejora de la eficiencia energética mediante actuaciones que permitan maximizar la energía eléctrica obtenida en el frenado regenerativo de trenes.
En fin, que adoptar medidas como esta  permitirá un ahorro anual de un 5% de la factura total. Esto, para que te hagas una idea,  le supone al Metro de Londres, ahorrarse unos 6 millones de libras al año (8,14 millones de euros), sólo con los frenos de sus trenes se genera 1 MWh al día, suficiente como para alimentar de energía 104 viviendas al año.

  • El servicio y la operación

En materia de operación de tráfico ferroviario, también hay potencial de ahorro. Se contempla la  implantación de prácticas de conducción eficiente en la operación ferroviaria mediante la optimización, configuración, cambio de software y/o la mejora de funcionalidades de los sistemas automáticos de operación de los trenes (Automatic Train Operation – ATO) y de los sistemas de señalización ferroviaria. Además, para los casos que se requiera, también se contempla realizar la conducción eficiente de forma manual con la ayuda de dispositivos embarcados de ayuda a la conducción.

El programa contempla la Medida 2, relativa a  Estrategias de ahorro energético en la operación del tráfico ferroviario.

  • Las infraestructuras

Miles de semáforos, estaciones, andenes, hangares, pasando por los túneles, galerías y aparcamientos,  como el resto de edificios o infraestructuras pueden ser más eficientes con la introducción de tecnologías más eficientes energéticamente y otras medidas de ahorro y eficiencia energética. Aquí es donde se concentran más medidas susceptibles de obtener ayudas, desde un nuevo sistema de climatización, a la introducción de LED, o actuaciones sobre el calefactado de las agujas, entre otras:

  • Medida 3. Mejora de la eficiencia energética en edificios ferroviarios existentes
  • Medida 4. Mejora de la eficiencia energética en alumbrado exterior y señalización
  • Medida 5. Mejora de la eficiencia energética en instalaciones ferroviarias

En definitiva, el sector tiene la oportunidad de conseguir 13.000.000 euros para este tipo de medidas. Más información de estas ayudas en la web del IDAE,  y en las bases de la convocatoria.

Una oportunidad única para subirse al tren del ahorro. Seguiremos informando…

Anuncios